¡SUSCRÍBETE!

¿Quieres unirte a Lolas y recibir una dosis semanal?
ARRIBA
Démonos un tiempo

Vamos a darnos un tiempo

Démonos un tiempo
Démonos un tiempo

Ilustración por Melisa Amaya

Rodeémonos de cosas positivas dejando ir todo lo negativo que no nos deja estar en paz o en sincronía con lo que nos rodea, cerremos ciclos y soltemos lo necesario para continuar nuestro camino con unas inmensas ganas de comernos al mundo.

Vamos a darnos un tiempo… Ese que muchas veces inconscientemente pedimos a gritos, pero no nos atrevemos a aceptarlo por miedo a no saber manejar una soledad no solicitada y en muchos de los casos, no prevista.

 

Todas deberíamos tomar la oportunidad de estar solas y aventurarnos a reencontrarnos con nosotras mismas. Debemos aceptar nuestro pasado sin rencores dejando en claro que todo lo que vivimos nos deja una lección y así enfocarnos en nuestro presente teniendo el valor de empezar desde cero dándonos un espacio para armarnos de nuevo siendo conscientes.

 

Muchas veces buscamos presionar un botón de escape que nos lleva a adentrarnos a situaciones a las cuales aún no estamos listas por arrastrar sentimientos que no les hemos dado oportunidad de sanar convirtiendo ese espacio en un tiempo de toxicidad al no darnos cuenta que estamos rotas por dentro por todo lo innecesario que vamos cargando en el camino ( llámese ignorancia o falta de atención a una misma) por olvidarnos que primero debemos sentirnos bien por dentro para poder estarlo por fuera porque muchas veces no sabemos valorar lo que tenemos en frente, por ejemplo cuando nos miramos al espejo.

 

Aunque no nos guste esperar, todo lleva su tiempo y al igual que un rompecabezas, cada una de nuestras piezas tienen una razón de ser, un lugar, un momento y un por qué e insistir en poner una pieza en donde no encaja significa que no cabemos y que solo no estamos rompiendo por querer entrar cuando realmente no es nuestro lugar.

 

En muchas ocasiones nos ahogamos en un vaso de agua por poner nuestra felicidad en manos de terceros. Vamos por la vida intentando que las personas noten nuestro brillo y lo único que provocamos es opacarnos. Tengamos en claro que lo que piensen de nosotras, no es nuestro problema, total, el que quiere estar, estará y nuestra estabilidad mental no depende de eso sino de una misma.

 

Definitivamente todas hemos pasado por situaciones con un final que nos hubiera gustado que fuera diferente y ese es el problema, nos concentramos tanto en ese “hubiera” que realmente no existe.

 

Aprendamos a que no es necesario explotar nuestra mente al intentar buscar una explicación del porqué de los hechos; muchas veces es correcto no saber todas las respuestas y no es conformismo, es liberación mental por dejar de darle tantas vueltas a las cosas y aunque no nos guste, aceptar lo que fue.

 

Tenemos que darnos la oportunidad de saber qué es lo que buscamos y queremos, dejarnos guiar por la experiencia, entender la manera en la que actuamos, conocer nuestros defectos para aceptarlos buscando la manera de mostrar la mejor versión de nosotras mismas, resaltando cada una de nuestras virtudes. Saber lo que nos apasiona y lo que odiamos y sobre todo, darnos la oportunidad de crecer cerrando todas esas heridas que nos persiguen día a día que guardamos muy en el fondo.

 

Debemos aprender de nuestro camino recorrido para dimensionar la importancia que tiene seguir adelante con cada experiencia que hace que nos formemos y seamos mejores personas.

 

Démonos la oportunidad de vivir, soñar, emprender, de valorar cada tropiezo que tengamos en el camino que hace que nuestra vida tenga un sentido y sobre todo aceptar las caídas para darnos el tiempo de levantarnos.

 

Tengamos la certeza de que al final de todo, llegará un día en donde nos daremos cuenta que no hemos perdido nada en todo este camino recorrido. Que todas esas lágrimas, ansiedades, miedos y caídas las tuvimos que pasar así para entender la vida. Que nada se debe de retener, dejemos que todo fluya a su modo: esa es la manera correcta de vivir, aceptando que así como llegan las cosas, otras se van porque simplemente se tienen que ir, aunque no nos guste porque para llenarnos de nuevo tenemos que soltar lo que fue, aceptar lo que es y tener fe en que todo lo que llegara será mejor de lo que buscamos.

 

Por todo esto, vamos a darnos un tiempo…ese que realmente nos hace falta para seguir adelante. Démonos la oportunidad de comenzar de nuevo, pero con nosotras mismas.

 

Amémonos con locura, siempre dispuestas a darnos todo el amor propio posible y aprendamos a nunca regresas a lugares donde nos hicieron sentir inseguras, tristes, desvaloradas o molestas porque créeme…ahí no perteneces. Démosle la importancia que se merece a nuestra estabilidad mental, esa que hoy en día descuidamos demasiado por volvernos locas al tratar de entender el porqué de las cosas.

 

Rodeémonos de cosas positivas dejando ir todo lo negativo que no nos deja estar en paz o en sincronía con lo que nos rodea, cerremos ciclos y soltemos lo necesario para continuar nuestro camino con unas inmensas ganas de comernos al mundo.

Comentarios (4)

  • María Fernanda

    Necesitaba mucho leer algo como esto precisamente hoy, a veces le gastamos tanta energía a las cosas que ya fueron, a nuestros errores, al hubiera y nos enfocamos tanto en eso que dejamos de ver las cosas lindas. Así que desde ahora con las lolas bien puestas y a mirar hacia adelante porqué atrás ya dolió bastante.

    respuesta
  • Mishell

    Estoy sufriendo mucho me prometieron tanto que no logró estar bien se que cometí mil errores y soy muy intensa pero , que vayas hablar con alguien para volver pero que al final sólo se acueste con tigo duele mucho

    respuesta

Publicar un comentario