ARRIBA

Un bizcocho fuera de serie

Ilustrado por: Cristina Fontán

Al fin y al cabo, si somos sinceras, tampoco nosotras tenemos mucho de esas mujeres perfectas de las series que se despiertan maquilladas y siempre sonríen con la luz al fondo.

Todas tenemos un hombre ideal. Uno con el que soñamos, fantaseamos y por el que daríamos todo. Un hombre perfecto en el que nos resguardamos de los manes reales, esos que terminan una relación por mensaje y siempre dan prioridad a los partidos de Play.

 

Ese hombre lo creamos en la niñez a partir de los cuentos de Disney, donde un príncipe azul (¿qué tendrá ese color de especial?) salvaba a la princesa y vivían “felices para siempre” (claro, porque se acababa ahí antes de que empezaran los celos por likes a las fotos de princesas de otros castillos en vestido escotado).

 

Pero la verdad es que lo seguimos reforzando todos los días, y ahora, lo vemos en las películas románticas de moda (entiéndase cualquier chick flick). Las pantallas nos siguen dando las herramientas (y el refugio) para creer que estos actores divinos son hombres en la vida real que se pasan de perfectos; hombres que la sacan del estadio, que superan el promedio.

 

Después de muchas horas dedicadas a soñar con estos bizcochitos, de añorar un ejemplar así, les contamos el que quisiéramos para nosotras. Un superhombre armado con lo mejor de lo mejor, un “collage” con los elementos top de cada personaje; en resumen, un bizcocho fuera de serie.

 

Lo queremos con el sex apeal de Julio, el de Gran hotel pero con la masculinidad y la pasión de Kahl Drogo, de Game of Thrones. Que tenga el cuerpo de Neal Caffrey (de White Collar), el pelo de Harvey Spector (en Suits) y las pintas de Donald Draper (Madmen).

 

Lo estamos buscando así de tierno como Chandler (Friends), pero a la vez tan charro y divertido como Phil (Modern Family). Que sea demasiado admirable, que le tengamos ganas a su cerebro, con una inteligencia así como la del doctor Cal Lightman (Lie to me) pero que disfrute la vida y le guste salir.

 

Que haga los planes más lindos para nosotros al estilo de Ted Mosby (How I met your mother), que nos acepte todo y tenga la mente abierta, como Jack el de You, me, her. Pero a la vez que no tenga ojos para nadie más y seamos su gran y único amor. Y que, como Bob Newby (Stranger things) esté dispuesto a dar la vida para salvarnos (incluso si llevamos saliendo poquito).

 

Para terminar, si se puede y no es mucha conchudez, no estaría nada mal si viene con la cuenta bancaria de Lord Grantahm (Downton Abbey), con el ambiente social de Chuck Bass (Gossip Girl) y si está conectado con otros 7 seres en el mundo que le compartan sus habilidades dependiendo de lo que necesite la sitacuón.

 

Si sabe de quiénes estamos hablando, sabe que un hombre así sería para derretirse y está lista para volver a enamorarse. Pero si se perdió en algún nombre, la invitamos a darse una tarde de helado y series para ver estos bizcochos en acción y babear parejo. Eso sí, pilas con el efecto rebote, que uno queda viendo al novio (o al pretendiente) como una cucaracha.

 

Pero al final habrá que afrontar la realidad. Y por más que idealicemos, no nos podemos engañar: los hombres así no existen. Un hombre tan perfecto podría ser incluso medio aburrido o desesperante, y nos tocaría ser celosas al nivel más extremo y empezar a tomar nota viendo How to get away with murder.

 

Al fin y al cabo, si somos sinceras, tampoco nosotras tenemos mucho de esas mujeres perfectas de las series que se despiertan maquilladas y siempre sonríen con la luz al fondo. Y aunque quisiéramos ser como Carrie Bradshaw (Sex and the city), la verdad es que nuestras locuras, son más al estilo de Gypsy. Y que si fuera por lo que hablamos cuando estamos con nuestras amigas, a todas nos esperaría un tiempito en Litchfield Penitentiary.


Pero nada nos quita la opción de soñar con un hombre así, simplemente perfecto. Uno que nos lleve todos los caprichos, que nos entienda los dramas injustificados, que nos entienda incluso cuando ni nosotras mismas nos entendemos.

Uno al que si en medio de una pelea, le dices que necesitas tiempo y espacio, te prepara crispetas y te invita a que se vean Dark.

Publicar un comentario