La peor tusa es cuando te das cuenta que detrás de todo lo que se pierde al terminar una relación, te perdiste a ti misma. Terminar siempre es duro y siempre va a doler, es un proceso que merece llanto, rabia, comida, amigas y muchas películas cliché. Pero después de ese proceso y de vivir las etapas…