De lo que más he aprendido de ser virgen a los 26 años, es a echarme cuentos yo misma. A contarme un historia diferente cada día, cada fiesta, cada año; con el fin de no dejarme ahogar con la tristeza que traen los pensamientos negativos…