Crecimos creyéndonos el cuento (lo peor es que todavía hay muchas personas que se lo creen) que el rosado es para niñas y el azul para niños; que preocuparse por la belleza es exclusivamente del sexo femenino y que el fútbol es…