Nunca se es muy joven para ser señora y para sentir que la vejez llegó antes de tiempo o que simplemente, nacimos con un alma vieja y no en el sentido romántico de la expresión