Crecí escuchando que debía llegar virgen al matrimonio, que a los hombres solo les vas a importar hasta que les das “la pruebita”, que si no quería sentirme usada me tenía que amarrar los calzones, y que debía hacer lo mismo si pensaba algún día en casarme.