Empiezo por reconocer que no soy una avezada en los temas de discusión sobre género, pero que como ser humano y como mujer me topo a diario con ese montón de comentarios disfrazados de chistecitos