Nunca sentí tan real eso del be your own hero hasta que me tuve el pelo al vomitar borracha o me eché pestañina para obligarme a no llorar y entendí que al final del día podía tener un mensaje en WhatsApp de buenas noches por parte de algún bizcocho, pero que cuando llegará de rumbear y me acostará…