Volví yo, la virgen a los 26 años. Me quedó una espina de los últimos artículos que escribí: no quiero dar la impresión que mi vida tiene el soundtrack de Adele, ¡tampoco! Sí, a veces me aburre mi situación amorosa actual, pero no todo es lágrimas.