Alguna vez se han encontrado sentadas por ahí, o volviendo a la casa después de una rumba o quizás, y peor aún, un domingo en la hora del existencialismo y la pensadera preguntándose a sí mismas ¿qué onda con el amor?..