Si eres de las que crea y recrea diálogos perfectos en la cabeza, de las que orquesta en la mente las conversaciones más fascinantes –casi merecedoras de un Oscar al mejor guion–, o de las que busca esa conversación exquisita con el “bizcocho perfecto”, eres de las mías.