Una vez Frida Khalo dijo que el arte del dolor es hacer un talismán que cura. Cuando te conviertes en una mujer que se enfrenta a la adultez, es factible que el dolor de crecer se asome de a poco en tu vida, un dolor que no hacía parte de tus planes…