No, regresar a casa no siempre es tan fácil. Cuando estás lejos ansías volver a sentirte cerca de los tuyos, estar de nuevo en casa. Pero algunas veces volver a nuestro hogar nos hace incomodar, quizá aún más de lo que alguna vez imaginamos.