Alguna vez hubo un niño de un año al que le cayó una olla de agua hirviendo encima. Lo hospitalizaron y le vendaron su cuerpo, pero al quitarle las vendas su piel se venía pegada en ellas. Su mamá, en un ataque de inteligencia…