Sería algo parecido a una pizza en masa de quinoa con queso de almendras, por supuesto vegetariana y sin Coca-Cola. O como una hamburguesa de esas “light” que, en vez de pan, sirven con tapas de lechuga (hagan la cara que quieran, este despropósito no solo existe sino que lo venden).