ARRIBA

El bizcocho paletero

Ilustración por Valeria García www.PainPony.com

Lo conocí en la Universidad. Estudiábamos carreras diferentes pero vimos una de esas materias de relleno juntos. Nos añadimos a Facebook para hacer un trabajo en parejas y desde eso seguimos hablando. No era el mejor partido físicamente pero le sobraba actitud y humor. Me hacía reír todo el tiempo y poco a poco, con la confianza, hablábamos más sobre nosotros que sobre trabajos y universidad. Me enviaba canciones, fragmentos literarios, reseñas de restaurantes – los perfectos para complacer nuestro gusto compartido por las fajitas – y fotografías de lugares paradisiacos, como las Islas Canarias, porque, según él, eran el escenario ideal para nosotros dos y nuestros muchos gustos en común.

 


 

Con el tiempo, el mucho tiempo de hablarnos y de no concretar una cita para vernos y reírnos en persona, comenzamos a decirnos lo mucho que nos deseábamos cada vez que nos veíamos por los pasillos del bloque. Las ganas de verlo eran tantas que las dificultades para salir hicieron de todo puro deseo y terminamos teniendo sexo virtual, pero sin cámaras ni videos, solo diciéndonos lo que queríamos hacer y deshacernos.

 


 

La amistad había llegado a un nuevo nivel y yo estaba ansiosa por al fin concretar un encuentro y poderle decir en persona lo que ya le había dicho por escrito. Pero nada… Llegaron las vacaciones y el tipo no volvió a hablarme. Para no sonar muy intensa, le escribí a la semana de estar perdido y me respondió que andaba de paseo, que no había tenido forma de escribirme. Entonces entendí que este bizcocho no era normal. No sé si tenía muchos miedos o era muy bueno aguantándose las ganas, pero lo que sí sé es que tenía un muy buen discurso para venderse pero nunca llegaba a las estanterías. Un bizcocho paletero, de mucho tilín tilín y… ¿Y si todo lo que hablamos hubiera sido cierto? Entonces me perdí del paletero más delicioso de las calles de la ciudad.

 

 

> Escrito por Daniela, 24 años

 

 

 


¿Quieres contarnos sobre algún bizcocho o bizcocha en particular? Escribe tu historia en menos de 300 palabras y envíanosla a dramas@lolas.local. Añádele una personalidad para que nuestras ilustradoras puedan acercarse a la imagen de tu personaje.

¡Las mejores historias serán publicadas y dignas de compartir con nuestras Lolas!

Publicar un comentario