¡SUSCRÍBETE!

¿Quieres unirte a Lolas y recibir una dosis semanal?
ARRIBA

El bizcocho customizador

Ilustración por Valeria García www.PainPony.com

Sí, este era el tipo de bizcocho que no es lindo pero que en par de salidas, pasito a pasito y con detallitos te va conquistando. Que los postrecitos , que las caricias y esas cosas que emboban y hasta cierto punto terminan por dejarnos tragadísimas. Pasaban los días y después de haber salido por un buen tiempo se había ganado todos los puntos necesarias para ser desclasificado de la sección de “idiotas”. Pero es que no me había dado cuenta de que aquel bizcocho tenía el síndrome de querer personalizarlo todo, o costumizarlo, así mismo como si estuviera comprando una muñequita para hacer el amor.

 

Lentamente me decía: “Linda, si te cambiaras el color del pelo me gustarías más. Hermosa, si te depilaras de tal forma sería mejor. Bonita, si te vistieras un poquito más elegante cuando salimos te verías más linda…” Para mí que la linda no era yo sino la idea en la que me quería transformar, y no es por nada pero si yo no me encantara hasta me hubiera dejado personalizar. En ese punto decidí, como mejor hacemos las mujeres, dejarlo ir, abrirme despacito antes de que me trasformara en su mejor versión de mí.

 

Escrito por Martina, 24 años.


 

 

 


¿Quieres contarnos sobre algún bizcocho o bizcocha en particular? Escribe tu historia en menos de 300 palabras y envíanosla a dramas@lolas.local. Añádele una personalidad para que nuestras ilustradoras puedan acercarse a la imagen de tu personaje.

¡Las mejores historias serán publicadas y dignas de compartir con nuestras Lolas!

Publicar un comentario