¡SUSCRÍBETE!

¿Quieres unirte a Lolas y recibir una dosis semanal?
ARRIBA

El ABC de la mujer

Ilustración por María Paulina Cuadros @PaulinaCuadros

No sé si todos lo han notado, pero últimamente las redes sociales se han llenado de hombres quejumbrosos: que porque la mujer que stalkea día y noche no le ha dado follow back, porque los dejaron abandonados en la friendzone y después se quejan porque ya están en una relación “demasiado seria”, porque las mujeres utilizan muchos hashtags y hasta porque la que le gusta le roba papitas cuando salen a comer. ¿Qué es eso de tener una vida problematizándolo todo? Los picó el bichito hormonal y se han puesto muy creativos con el tema, por lo cuál creo que necesitamos contra revelarnos y sacar a la luz los verdaderos traumas y mini traumas que vivimos las mujeres todos los días y quizás dentro de la utopía acabemos con las quejas ñoñas del hombre moderno.

 

No es un secreto para nadie que el idioma más difícil de aprender en el mundo es el de la mujer, porque así seamos de aquí o de la conchinchina, cambia diariamente. Podemos decir lo mismo de siete formas diferentes, ponerle una variedad de tonos a una conversación solo con movimientos de la boca, con la presión que hacemos con la planta del pie para caminar y hasta tocar el pito de carro en 27 modalidades. Este artículo es solo la punta para comenzar a escribir un diccionario mujeril, explicarle al mundo por qué 5 minuticos nunca serán 5 minuticos… ¿confundidos? No es tan difícil cuando entendemos que el tiempo para una mujer se mueve más rápido y que a diferencia de los hombres, en el mismo tiempo debemos hacer 3 o 4 cosas al mismo tiempo. De aquí en adelante pensaremos en nuestros novios, encarretes, friendzoneados, hermanos, primos, en el hombre que quieran y lo pondremos literalmente en nuestros zapatos para evidenciar lo fácil que la tienen todos ellos.

 


A de Atroz enredo: En vez de medio arreglarnos el pelito con un poquito de gel y movérnoslo con los dedos como ellos, nosotras tenemos que utilizar champú, bálsamo, cepillo, cepillito, secador, darle forma con crema de peinar y sobárnoslo todo el día para evitar el frizz… Todo eso solo para descubrir que es un MAL DÍA DE PELO y que cada vez que lo miras no solo empeora sino que se va convirtiendo en un gran nudo de depresión.

 

 

E de Entrepiernados y camisa de fuerza: Ellos la tienen fácil, muy fácil. En la mañana solo tienen que elegir los boxers más limpiecitos y, si mucho, un par de medias. Mientras tanto, nosotras tenemos que elegir entre tanga, panty o atrapapedos dependiendo del día que vayamos tener y de la ropa que vayamos a elegir, porque siempre está la preocupación de que se nos marque la falda o el pantalón. La ropa interior por lo general es divina pero solo la puede ver quien uno quiera que la vea. Además, emprender un horrible viaje para encontrar un brasier que cubra, horme y que no se comporte como camisa de fuerza que aprieta donde menos queremos.

 

 

I por los Instrumentos del demonio: En vez de elegir entre dos pares de zapatos: unos blanco mugre y otros que son iguales pero de color negro o azul oscuro; nosotras tenemos que elegir entre 22 pares de zapatos de diferentes colores, alturas y estilos en menos de 2 minutos. Vanidosas o no, un mal día de zapatos es un mal día para el mundo entero.

 

 

O por la O Sostenida: Es la forma que tenemos que hacer con la boca cuando nos maquillamos los ojos (¡yo sé, es muy raro!) Ya de por sí vivimos en una maratón constante y aún así podemos mantener el pulso de un médico cirujano para realizar una delgada línea justo sobre el párpado, donde el mínimo error en la pincelada arruinaría todo por completo… literalmente rodarían cabezas. Y así y todo respondemos a los “¿Dónde vienes?” “¿Ya vas a llegar?” “¿Ya saliste?”

 

 

U, Uno, dos, tres: Los hombres están acostumbrados a que realmente no les pase nada, y si les pasa, cuentan superficialmente. Nosotras, después de todo el trajín que pasamos para salir de casa, y después de pensar en ocho cosas al mismo tiempo, nos veremos obligadas a contar hasta tres y responder “NO ME PASA NADA” ante la frase top: “Estás rara, muy rara, quien sabe por qué”. Todo eso solo para evitar el conflicto inminente y calmar los pelitos que ya están de punta, erguidos por la impotencia de no poder sacar un diccionario para que entiendan todo lo que está mal. (Y para eso construiremos uno entre todas)

Ilustraciones por María Paulina Cuadros @PaulinaCuadros

¡Tenemos diccionario! O al menos una parte de él. Pensemos en todas esas cosas que los hombres no tienen que hacer, esas cosas en las que los hombres ni siquiera piensan, e impartamos conocimiento, hagamos que finalmente la quejadera se les acabe y que cada vez que nos odien, nos detesten y nos quieran matar, tengan la capacidad para pensar en todo lo que, solo a nosotras, nos toca padecer.

 

 

> Escrito por nuestra Lola invitada, @laneaelegante

Comentarios (1)

  • Javier Quijano

    Este diccionario está genial, por favor extiendanlo, terminen lo publiquen lo y actualicenlo cada año, sera un éxito. =D

    Acabo de llegar a su sitio web, por cosas de la vida, me pareció genial y aún no terminó de leer todo.
    Que bueno sería que todas las mujeres se expresarán así de abiertamente!

    respuesta

Publicar un comentario