ARRIBA

Cuando estamos felices queremos parar el reloj porque deseamos que ese momento no acabe nunca, en cambio cuando estamos tristes anhelamos que las manecillas pasen más rápido para volver a sentirnos bien. Lamentablemente para algunas o afortunadamente para muchas